Tiempo de lectura: 2 minutos

18 de octubre de 2022

Hablemos de nutrición: Ayuno intermitente

La restricción de energía junto con una intervención integral sobre el estilo de vida, se considera la piedra angular del tratamiento de la obesidad; sin embargo, este enfoque produce una pérdida de peso moderada.

Es importante determinar a qué tipo de ayuno nos referimos. En el ayuno intermitente, la participación del paciente es voluntaria. Es decir, no debe confundirse con inanición, un estado de deficiencia nutricional crónica que no es voluntaria ni controlada, y que puede culminar en insuficiencia orgánica y muerte.

Características de las dietas de ayuno intermitente. Tres parámetros caracterizan un régimen de ayuno:

  • La intensidad de la restricción de alimentos y bebidas: es decir cantidad, tipo de alimentos y bebidas que pueden permitirse durante los períodos de ayuno. La intensidad de un período de ayuno varía desde la omisión completa de comida y bebida (un ayuno “puro”) a una ingesta mínima de comidas específicas destinadas a mantener el estado metabólico.

  • La frecuencia de los períodos de ayuno.

  • La duración de los períodos de ayuno.



El régimen de ayuno ideal depende del estilo de vida y la tolerabilidad de cada individuo.

El ayuno intermitente no consiste en dejar de comer, sino hacerlo en intervalos de tiempos específicos. Por ejemplo, establecer intervalos de 12 horas donde se organizan las comidas y 12 horas donde se ayune, aunque algunos estudios proponen un ayuno de 16 horas y la ingesta durante 8 horas restantes. Las dietas de ayuno más conocidas se dividen en:

Ayuno intermitente: ayuno de 2 – 3 días por semana o también conocida como dieta 5:2 que implica restricción de energía durante dos días no consecutivos por semana y comer sin restricciones durante los otros 5 días.

Ayuno alterno: implica días durante los cuales no se consumen calorías y días de alimentación ad libitum (“’a placer, a voluntad”)

Fue efectivo para la pérdida de peso y salud cardiovascular en adultos con sobrepeso y peso normal. Los indicadores de salud se hacen evidentes dentro de las 2 a 4 semanas luego del inicio del ayuno alterno, evidenciándose una reducción de las concentraciones de colesterol total y triacilglicerol, disminución de la frecuencia cardíaca, presión arterial y una mejor respuesta cardíaca al infarto de miocardio.


Beneficios del ayuno intermitente: una de las razones por las que se adopta este tipo de alimentación es el cambio metabólico que produce sobre:

  • Pérdida de peso.
  • Mejora la regulación de la glucosa y la sensibilidad de insulina, presión arterial, frecuencia cardíaca, eficacia del entrenamiento de resistencia, pérdida de grasa abdominal.
  • El organismo cambia el uso de glucosa como fuente de combustible por ácidos grasos y cuerpos cetónicos aumentando la resistencia ante el estrés oxidativo y reduciendo los marcadores de inflamación sistémica asociados a la aterosclerosis.


No te recomendamos esta dieta si:

  • Diabetes mellitus tipo 2
  • Sobrepeso y obesidad: el ayuno intermitente es tan eficaz para perder peso como las dietas estándar
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Cáncer
  • Trastornos neurodegenerativos
  • Trastornos neurodegenerativos
  • Asma
  • Artritis reumatoide (AR)

126. https://revistanutricionclinicametabolismo.org/public/site/Revision_Canicoba.pdf

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Contenido relacionado

Niebla mental

Niebla mental Para la mayoría de las mujeres, los cambios hormonales significan volverse más olvidadizas y tener episodios de falta

Leer más »