Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Acné

El acné es un síntoma común de la transición a la menopausia. Por lo general, afecta a aquellas de nosotras que tuvimos acné en la adolescencia, pero incluso las que no tuvimos acné podemos experimentarlo.

7% señala haber tenido acné en la cara103

Hablemos médicamente

¿Qué *@%&:! puedo hacer?

Estilo de vida

Otros tips

Hablemos con la neta del acné

¡Osea ya como adolescente! ¿Lo habías superado después de la pubertad y de repente regresa? Pues sí, otra vez los cambios hormonales están haciendo de las suyas y este es un síntoma más de la menopausia

Hablemos médicamente del acné durante la menopausia

A medida que avanza la edad, tu piel se vuelve más seca, más laxa y arrugada; es probable que pierda alrededor del 30% del colágeno en los primeros cinco años después de la menopausia. Y también puedes comenzar a notar más manchas y crecimientos diversos.

Es posible que no puedas cambiar todas tus manchas o arrugas. Pero el cuidado proactivo de la piel puede ayudar a mantener tu piel saludable.

El acné es un síntoma común de la transición a la menopausia. Por lo general, afecta a aquellas de nosotras que tuvimos acné en la adolescencia, pero incluso las que no tuvimos acné podemos experimentarlo.

Hablemos médicamente del acné durante la menopausia

El concepto detrás de por qué aparece el acné hormonal durante la menopausia es multifacético y abarca desde hormonas hasta trastornos endocrinos, genética y factores del estilo de vida. Aquí te listamos las causas principales.
Fluctuación en las hormonas:

  • Hiperandrogenismo: durante la transición a la menopausia, nos encontramos en un estado de exceso de andrógenos en relación con la caída de los niveles de estrógeno. Los andrógenos son un grupo de hormonas que incluyen la testosterona. Con más testosterona, somos más propensas al acné, el hirsutismo (crecimiento de vello de patrón masculino en la cara, el pecho y la espalda) y la pérdida de cabello de patrón masculino. Debido a este aumento relativo de testosterona, las mujeres con síndrome de ovario poliquístico también corren un mayor riesgo de acné.
  • Anormalidades de la tiroides: aunque la conexión no está clara, el hipotiroidismo causado por la autoinmunidad (de Hashimoto) está asociado con el acné adulto, tal vez debido a un efecto sobre la producción de sebo, el aceite que producen las glándulas de la piel para lubricarse.
  • Resistencia a la insulina: La resistencia a la insulina se correlaciona con el acné y se cree que es un efecto de la insulina en la producción de sebo.

La dieta juega un papel muy importante en el acné, siendo los principales culpables los lácteos y el azúcar/carbohidratos refinados.

El estrés puede afectar significativamente el acné ya que afecta glándulas suprarrenales y la producción de hormonas del estrés, aumentando la inflamación en todo el cuerpo que puede provocar acné. Una mayor producción de hormonas del estrés puede derivar en más acné.

Otros factores que pueden contribuir son la falta de sueño y ejercicio, la obesidad, los rayos UV, ciertos cosméticos y productos para el cuidado de la piel y fumar.

Hablemos de las opciones para tratar el acné en la menopausia 

Tratamientos

No siempre es un problema de los adolescentes, el acné también afecta a las mujeres en esta etapa de la vida.. ¿Qué puedes hacer?

  • Lávate las áreas propensas al acné solo dos veces al día: el lavado elimina el exceso de grasa y las células muertas de la piel. Pero demasiado lavado puede irritar la piel. Lava las áreas afectadas con un limpiador suave y usa productos sin aceite a base de agua.

Lo recomendable es al despertarnos y antes de irnos a dormir, para eliminar las toxinas y la grasa acumulada durante el día. Además, una vez a la semana, es aconsejable utilizar un exfoliante facial para eliminar las células muertas. Lo ideal es optar por productos naturales, sin parabenos y que no sean agresivos con la piel.

  • Usa una crema o gel para ayudar a secar el exceso de grasa: busca productos que contengan peróxido de benzoilo o ácido salicílico como ingrediente activo.
  • Usa maquillaje no graso: elige cosméticos, protectores solares y humectantes sin aceite que no obstruyan poros (no comedogénico). Quítate el maquillaje antes de acostarse. Ir a dormir con cosméticos en la piel puede obstruir tus poros. Además, es una buena idea desechar el maquillaje viejo y limpiar regularmente tu cosmético, cepillos y aplicadores con agua jabonosa.
  • Ojo lo que toca su piel: Mantén tu cabello limpio y fuera de tu cara. Evita descansar las manos u objetos en tu cara.
  • Báñate después de actividades extenuantes: el aceite y el sudor que quedan en la piel y pueden provocar brotes. Lo ideal es optar por productos naturales, sin parabenos, y que no sean agresivos con la piel.
Tratamiento que puede recetar tu doctora:
  • Tópicos: se aplican directamente sobre la piel, son el estándar para el acné leve. Los medicamentos utilizados son sustancias que mejoran la obstrucción del poro como el peróxido de benzoilo, los retinoides y el ácido salicílico; y sustancias que disminuyen la infección cómo los  antibióticos (eritromicina, tetraciclina y clindamicina) y el ácido azelaico.
  • Muchos de estos tratamientos pueden irritar la piel durante las primeras aplicaciones por lo que se debe empezar el tratamiento del acné adulto poco a poco.
  • Sistémicos: son el estándar para el manejo del acné severo o moderado, el acné adulto que no responde a tratamientos tópicos y que cubre una superficie extensa del cuerpo. Las opciones del tratamiento del acné adulto incluyen los antibióticos orales (tetraciclina, doxiciclinia, minociclina y trimetoprim-sulfametoxazol), los anticonceptivos orales y la isotretinoina que es el tratamiento más eficaz y curativo en el 80% de los casos del acné adulto.
  • Procedimientos que se realizan en la consulta: Incluye los peelings químicos, las limpiezas faciales, la luz pulsada intensa  y el láser ablativo.
Además de las recomendaciones generales de SinReglas, hay que saber que hay alimentos que afectan la inflamación y a su vez la salud de nuestra piel. Cuando decimos ‘inflamación’, nos referimos a la respuesta normal de nuestro cuerpo a una infección o lesión. Es lo que hace que los tejidos dañados liberen sustancias químicas que indican a los glóbulos blancos que es hora de comenzar a repararse, lo cual es totalmente bueno y exactamente lo que queremos que suceda cuando hay una lesión. Sin embargo, lo que NO queremos es que la inflamación se vuelva crónica y se propague por todo el cuerpo, porque entonces puede dañar la piel, además de aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, cáncer, diabetes mellitus tipo 2 y más.
 
Hay ciertos principios nutricionales comprobados que se recomiendan para mantener a raya la inflamación y ayudar a mitigar los síntomas del acné durante la menopausia:
  • Elimina el azúcar lo más que puedas: incluidos los edulcorantes como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y los carbohidratos refinados, es decir, alimentos hechos con harina blanca, ya que se convierten rápidamente en azúcar. Además, provocan picos de insulina y sabemos que existe una correlación entre la insulina y el acné.
  • Intenta omitir los productos lácteos durante varias semanas: fíjate si notas alguna mejoría. Las proteínas que se encuentran en ellos pueden ser inflamatorias. 
  • Vitamina C: potente antioxidante que contribuye a una mejor asimilación del colágeno durante la menopausia, favoreciendo la elasticidad de la piel y retrasando su envejecimiento prematuro.
  • Algunos alimentos como las naranjas, la granada, el brócoli o el kiwi nos ayudan a mantener un nivel óptimo de vitamina C en nuestro organismo, por lo que es recomendable incluirlos en la alimentación durante la menopausia. Además, existen complementos vitamínicos a base de Vitamina C natural que favorecen su asimilación.
  • ¡Hidratación, hidratación, hidratación! Cuando nuestra orina es pálida y clara, es una señal de que estamos hidratando adecuadamente nuestra piel desde el interior.

Otros tips

Una piel saludable comienza con un régimen de cuidado de la piel básico, sobre todo, sostenible. Esto es lo que recomendamos:

  • Lávate la cara una o dos veces al día con un limpiador de jabón suave o un lavado de cara con peróxido de benzoico. Resiste la tentación de lavarte demasiado, ya que puede resecar la piel y causar más irritación. Para la  piel gruesa y grasa deberíamos considerar un lavado de cara a base de ácido glicólico o salicílico, que es más agresivo contra los brotes. 
  • Limita el tiempo del baño. El agua caliente y las duchas o baños prolongados eliminan los aceites preciosos de tu piel. Limita el tiempo y usa agua tibia, no caliente.
  • Usa cosméticos a base de agua y desmaquíllate el 100% antes de dormir, TODAS las noches.
  • El uso de maquillaje no tiene por qué propiciar la aparición de acné, siempre y cuando utilicemos productos específicos para una piel con tendencia acneica, por ejemplo, cosméticos sin aceite. Sin embargo, al esconder los granitos con maquillaje impedimos que los poros respiren,  lo que dificulta la regeneración de la piel. Además, si padecemos bochornos, la mezcla del sudor y el maquillaje puede favorecer la proliferación bacteriana, empeorando aún más nuestro problema de acné.
  • Usa un humectante que no sea comedogénico, para que no obstruya los poros; no acnegénico para que no agrave la piel propensa al acné; e hipoalergénico, para que no contenga alérgenos potenciales. 
  • ¡Siempre, siempre, siempre usa protector solar! E ¡hidrata la piel seca!

Prepárate para tu próxima cita médica

¡Que no te de miedo ir preparada y con lápiz y papel, nada mejor que estar tranquila y lista!

Sobre ti misma:

  • Conoce tus antecedentes familiares: enfermedades de tus abuelos y padres, tales como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, problemas cardíacos, cáncer, artritis, etc.
  • Hábitos dietéticos y de ejercicio que realices, también te pueden preguntar sobre tus actividades laborales o el estrés que te generen las actividades que realizas en el día a día.
  • Enfermedades que te hayan diagnosticado y su tratamiento.
  • Cirugías previas, fracturas o lesiones que hayas tenido, con fecha y tipo de intervención que se hizo para remediarlas.
  • Los nombres de los medicamentos que tomas: genérico y comercial si es posible.
  • Alergias: si eres alérgica a algún medicamento o alimentos.

Comunicación con tu doctora:

  • ¿Perdón no la entiendo, me lo podría explicar en palabras más sencillas?
  • ¿Si no me acuerdo de lo que me explicó, la puedo llamar?
  • ¿Tiene alguna sugerencia de sitios de internet o aplicación que me ayude a entender?
  • ¿Puedo pedir una segunda opinión?
  • ¿Tiene experiencia y capacitación en el uso de este tipo de tratamiento?
  • ¿Qué recomendaciones me da, para sobrellevar el tratamiento?
  • ¿Las medicinas genéricas, son igual de buenas que las comerciales?

Sobre el acné:

  • ¿Los medicamentos para el acné no tienen interacción con las hormonas?
  • ¿Existe algún medicamento que haga que los síntomas sean más leves?
  • ¿Existe algún procedimiento que haga que los síntomas sean más leves?

Sobre el tratamiento:

  • ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto el tratamiento, para empezar a sentirme bien?
  • ¿Y si no funciona el tratamiento, que hacemos?
  • ¿Existen posibles efectos secundarios u otros problemas? Si es así, ¿cuándo podrían aparecer y cómo me puedo sentir?
  • ¿Podría decirme en qué se basa para recomendar este tratamiento en particular?
  • ¿Qué tan probable es que este tratamiento me ayude?
  • ¿Qué tipos de estudios hay para saber que tengo este diagnóstico?
  • ¿El tratamiento que me recomienda, cuánto cuesta aproximadamente?¿Qué tratamientos farmacológicos y no farmacológicos son eficaces para el tratamiento de los síntomas vasomotores?¿Cuáles son los riesgos y beneficios de las diferentes estrategias farmacológicas y no farmacológicas en el tratamiento de estos síntomas?
Referencias
103. The Cocktail/SinReglas. Percepción e impacto de la menopausia en la sociedad mexicana 2022: Primer estudio sobre este concepto.  México. Septiembre 2022
104. https://www.gob.mx/issste/articulos/la-obesidad-en-mexico#:~:text=Los%20h%C3%A1bitos%20alimenticios%20poco%20saludables,de%20Masa%20Corporal%20(IMC).

Contenido relacionado

Palpitaciones

Palpitaciones Cuando sientes que tu corazón late rápidamente, es difícil diferenciar entre una palpitación “normal” y una palpitación que te

Leer más »

¿En qué etapa de la menopausia estoy?

Responde este cuestionario y averígualo