Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Uñas quebradizas

Puede que no sea el síntoma más grave de la menopausia, pero sigue siendo relativamente común, molesto y merece nuestra atención.

1 de cada 3 que deja de menstruar experimenta una reducción del 30% en el flujo sanguíneo a los lechos de las uñas.

Hablemos médicamente

¿Qué *@%&:! puedo hacer?

Estilo de vida

Otros tips

Hablemos con la neta de las uñas quebradizas

El día a día de las uñas quebradizas

Puede que no sea el síntoma más grave de la menopausia, pero sigue siendo relativamente común, molesto y merece nuestra atención. Las uñas frágiles o quebradizas a menudo son el resultado normal del avance de la edad. También pueden deberse a ciertas enfermedades y afecciones.

 

Hablemos médicamente de las uñas quebradizas en la menopausia

Los niveles de estrógeno comienzan a fluctuar durante la perimenopausia antes de disminuir constantemente. Y debido a que esta hormona clave es responsable de regular la hidratación de tu tejido, la queratina y los niveles de colágeno, tus uñas se ven afectadas a lo grande.

Aparte del estrógeno, otras causas de uñas quebradizas incluyen hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) y deficiencias de vitamina B, calcio, hierro (que puede causar anemia) y ácidos grasos.

Curiosamente, los problemas de uñas son más comunes de lo que cabría esperar. Según la Academia Americana de Dermatología, representan alrededor del 10 % de todas las afecciones dermatológicas y afectan a un número especialmente alto de adultos mayores. Si tienes un problema grave con tus uñas, es mejor consultar a un dermatólogo.

Entendamos cómo crecen tus uñas.

Es necesario conocer el proceso de crecimiento de las uñas. Las uñas de manos y pies crecen desde las raíces, debajo de la piel, desde el semicírculo blanco y delgado en la base de la uña, conocido como lúnula. Allí un grupo de células produce un compuesto llamado queratina, que forma las uñas para proteger los frágiles lechos ungueales. Cuando el cuerpo está sano, las uñas crecen fuertes y de manera uniforme. Sin embargo, las uñas frágiles, agrietadas o con cambios de color suelen indicar un desequilibrio o enfermedad que está afectando la producción de queratina.

Si una mujer siempre ha tenido uñas fuertes y sanas, es posible que no reconozca los síntomas de uñas quebradizas, entre los cuales destacan los siguientes:

  • Se astillan o rompen fácilmente.
  • Se curvean alrededor de la punta del dedo.
  • Se secan y agrietan.
  • Cambian de color.
  • Aparecen ondulaciones en la superficie.
  • Se reduce su crecimiento.

Hablemos de las opciones para las uñas quebradizas durante la menopausia

Tratamientos

Te proponemos 3 enfoques para mejorar tus uñas:

Cambios en el estilo de vida:


  • Es libre de riesgos, aunque requiere de autodisciplina para dar óptimos resultados.
  • Cuidar los hábitos saludables:
    • No fumar.
    • Cuidar la alimentación.
    • No consumir cafeína en exceso, lo mismo para el alcohol.
    • Usar guantes para realizar actividades manuales.

      Terapias alternativas:


      • Apóyate en suplementos nutricionales, tales como biotina y vitamina E en aceite.
      • Para más información sobre suplementos, lee AQUÍ.

      Medicamentos:


      • La terapia de reemplazo hormonal (TRH) ha sido la forma más popular de tratar los diversos síntomas de la menopausia, incluyendo las uñas quebradizas.
      • Ir a Terapias de Reemplazo Hormonal.
      • Ir a tratamientos no hormonales.

      Si estás considerando la TRH como tratamiento para fortalecer las uñas, o para otros síntomas relacionados con la menopausia, es importante que acudas a tu doctora, a fin de que ella te brinde información detallada sobre dicha alternativa y decidas si realmente deseas optar por este tratamiento antes de intentar otros métodos menos invasivos.

      Cuando se trata de encontrar alivio para las uñas quebradizas, una mujer no tiene que verse obligada a elegir un solo enfoque. De hecho, lo más recomendable es optar por una combinación de ajustes de estilo de vida y suplementos herbales para lograr resultados efectivos de manera completamente natural.

      En el caso particular de las uñas quebradizas, dado que las deficiencias nutricionales, combinadas con un desequilibrio hormonal, pueden contribuir a la aparición de uñas quebradizas, es crucial adoptar una dieta balanceada, rica en vitamina B7 (biotina), calcio, ácidos grasos omega-3, hierro y proteínas, además de alimentos ricos en fitoestrógenos, tales como la soya y la linaza. Beber suficiente agua también es esencial, ya que las uñas a menudo se agrietan o se parten cuando no reciben una adecuada hidratación.

      Alimentos para uñas saludables: 


      • Llénate de grasa buena: los ácidos grasos esenciales, como los que se encuentran en las almendras o el aguacate, son muy importantes para la fuerza de las uñas.
      • Incorpora alimentos ricos en hierro: los productos de origen animal como las ostras y la carne de res están repletos de hierro, al igual que los alimentos de origen vegetal como las pasas, las lentejas, los frijoles y el tofu. Si encuentras que todavía es deficiente (muchas de nosotras lo somos), considera un suplemento.
      • No te olvides de la biotina: llámalo como quieras: biotina, vitamina B7, pero la necesitamos. Buenas noticias: un huevo grande contiene hasta el 83% de nuestra ingesta diaria recomendada. El salmón y la carne de cerdo también son buenas fuentes.
      • Incrementa tu colágeno: para aumentar naturalmente tus reservas de colágeno, además del caldo de hueso, come gelatina / cartílago óseo de carne de res, cerdo, cordero, pollo o pescado, esto puede hacer maravillas en nuestras uñas y cabello.
      • Hidrátate a toda hora y a todo momento

Otros tips

  • Cúbrete de crema: consigue una crema de manos de buena calidad que contenga vitamina E. El aceite de coco también es ideal para masajear las cutículas para ayudar a crecer uñas hidratadas y sanas, además, añade propiedades anti-levadura para prevenir infecciones fúngicas, especialmente para aquellas con diabetes mellitus tipo 2.
  • ¡Dales a esas uñas un descanso del esmalte!: especialmente gel y acrílico.
  • Evita los removedores de esmalte de uñas ásperos: los productos que contienen acetona deshidratan aún más las uñas.
  • Usa guantes: siempre, siempre, siempre usa guantes de goma para las actividades manuales.

Prepárate para tu próxima cita médica

¡Que no te de miedo ir preparada y con lápiz y papel, nada mejor que estar tranquila y lista!


Sobre ti misma:

  • Conoce tus antecedentes familiares: enfermedades de tus abuelos y padres, tales como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, problemas cardíacos, cáncer, artritis, etc.
  • Hábitos dietéticos y de ejercicio que realices, también te pueden preguntar sobre tus actividades laborales o el estrés que te generen las actividades que realizas en el día a día.
  • Enfermedades que te hayan diagnosticado y su tratamiento.
  • Cirugías previas, fracturas o lesiones que hayas tenido, con fecha y tipo de intervención que se hizo para remediarlas.
  • Los nombres de los medicamentos que tomas: genérico y comercial si es posible.
  • Alergias: si eres alérgica a algún medicamento o alimentos.

Comunicación con tu doctora:

  • ¿Perdón no la entiendo, me lo podría explicar en palabras más sencillas?
  • ¿Si no me acuerdo de lo que me explicó, la puedo llamar?
  • ¿Tiene alguna sugerencia de sitios de internet o aplicación que me ayude a entender?
  • ¿Puedo pedir una segunda opinión?
  • ¿Tiene experiencia y capacitación en el uso de este tipo de tratamiento?
  • ¿Qué recomendaciones me da, para sobrellevar el tratamiento?
  • ¿Las medicinas genéricas, son igual de buenas que las comerciales?

Sobre las uñas quebradizas:

  • ¿Sabes cuáles son los disparadores que me hacen tener las uñas en este estado?
  • ¿Cuánto tiempo me va a durar?
  • ¿Qué puede hacer para que se vean mejor?
  • ¿Existe algún medicamento que haga que los síntomas sean más leves?
  • ¿Existe algún procedimiento que haga que los síntomas sean más leves?
  • ¿Recomienda cubrir las uñas con postizas en lo que los tratamientos hacen efecto?

Sobre el tratamiento:

  • ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto el tratamiento, para empezar a sentirme bien?
  • ¿Y si no funciona el tratamiento, que hacemos?
  • ¿Existen posibles efectos secundarios u otros problemas? Si es así, ¿cuándo podrían aparecer y cómo me puedo sentir?
  • ¿Podría decirme en qué se basa para recomendar este tratamiento en particular?
  • ¿Qué tan probable es que este tratamiento me ayude?
  • ¿Qué tipos de estudios hay para saber que tengo este diagnóstico?
  • ¿El tratamiento que me recomienda, cuánto cuesta aproximadamente?
  • ¿Qué tratamientos farmacológicos y no farmacológicos son eficaces para el tratamiento de los síntomas vasomotores?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de las diferentes estrategias farmacológicas y no farmacológicas en el tratamiento de estos síntomas?

Contenido relacionado

Acné

Acné El acné es un síntoma común de la transición a la menopausia. Por lo general, afecta a aquellas de

Leer más »

¿En qué etapa de la menopausia estoy?

Responde este cuestionario y averígualo