Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Dolores articulares y musculares

Proteger tus articulaciones es una de las formas más efectivas de evitar o aliviar el dolor y prevenir más daños.

2 de cada 3 mayor a 40 años experimentan
bochornos durante la menopausia 118

Hablemos médicamente

¿Qué *@%&:! puedo hacer?

Estilo de vida

Otros tips

Hablemos de los dolores en las articulaciones y los músculos

¿Te bajaste del coche y te quedaste trabada? ¿Te agachaste a recoger algo y te tronó hasta lo más recóndito? ¿Te dio una contractura haciendo ejercicio y te ha tomado mucho más tiempo de lo común recuperarte? ¡No necesariamente estás fuera de forma! También la menopausia afecta tus articulaciones y músculos

El día a día de los dolores en las articulaciones y los músculos 

El dolor articular y muscular es un síntoma común, aunque menos conocido, de la menopausia. Se manifiesta como una sensación de dolor y entumecimiento, e incluso una ligera sensación de ardor.

Proteger tus articulaciones es una de las formas más efectivas de evitar o aliviar el dolor y prevenir más daños.

En la jerga médica, los dolores articulares se conocen como “artralgia” y los dolores musculares, “mialgia”. Ambos se vuelven cada vez más comunes con la edad y el inicio de la menopausia, un doble golpe. Pueden localizarse en articulaciones específicas o generalizarse en un área como la parte baja de la espalda o el cuello y hombros; tienden a empeorar por la mañana y generalmente mejoran a lo largo del día.

Hablemos médicamente de los dolores de articulaciones y músculos 

Si bien los científicos aún no han identificado una sola causa, han presentado una gran cantidad de hipótesis basadas en la evidencia. Esto es lo que sabemos:

  • Avance natural de la edad: la masa muscular alcanza su punto máximo a los veinte años. Y si bien puede comenzar a disminuir a los treinta años, es realmente en nuestros cuarentas y cincuentas que la pérdida de masa muscular, fuerza y función se acelera más. Conocida como “sarcopenia”, la afección puede causar una menor fuerza muscular  y menor rendimiento físico, también se relaciona con aumento de la masa grasa, lo que generará mayor predisposición a padecer enfermedades como diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial. Pero a diferencia de la mayoría de los síntomas que nos visitan durante estos años, la sarcopenia no parece verse afectada principalmente por la disminución del estrógeno. De hecho, los estudios transversales que evalúan los efectos de la edad sobre la masa corporal magra y la masa muscular apendicular han demostrado que la tasa de disminución de la masa muscular para las mujeres no necesariamente aumenta después de la menopausia. En otras palabras, se ve más afectada por la edad que por la menopausia en sí.
  • El estrógeno aumenta la inflamación y afectan la modulación del dolor: la sarcopenia puede no estar influenciada por los cambios hormonales, pero la inflamación definitivamente sí. Para recordarte, la inflamación es la respuesta normal de nuestro cuerpo a una infección o lesión. La inflamación hace que los tejidos dañados liberen sustancias químicas que indican a los glóbulos blancos que hay que reparar, lo cual es totalmente bueno y lo que queremos cuando hay una lesión. Lo que NO queremos, sin embargo, es que la inflamación se vuelva crónica y se extienda por todo el cuerpo, porque entonces puede causar dolor y rigidez en las articulaciones, entre otros problemas.
  • El estrógeno sirve para diferentes procesos, uno de los cuales es reducir la inflamación al unirse a los receptores de estrógeno específicos en nuestras articulaciones y tejidos conectivos: cuando los niveles de esta hormona disminuyen durante la menopausia, pueden afectar el metabolismo del cartílago y provocar dolor inflamatorio. El estrógeno también juega un papel en la lubricación de las articulaciones, por lo que la disminución del estrógeno implica menos lubricación, más desgaste en las articulaciones y mayor riesgo de dolor por la fricción de las cápsulas articulares.
  • Cabe mencionar que los niveles de estrógeno pueden desempeñar un papel en la “modulación del dolor”, o la forma en que experimentamos una sensación dolorosa: esto puede explicar por qué la fibromialgia, una afección caracterizada por dolor musculoesquelético generalizado, es diez veces más común en las mujeres que en los hombres, con síntomas que aparecen después de la menopausia en hasta el 58% de las mujeres. (Según la Clínica Mayo, “generalizado” es “el dolor que ocurre en ambos lados del cuerpo y por encima y por debajo de la cintura”).

Los investigadores han identificado varios factores de riesgo para dolores y molestias corporales, como depresión, IMC alto, insomnio y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el Lupus eritematoso sistémico (LES).

  • Insomnio: este funciona en ambos sentidos, lo que significa que el insomnio puede ser tanto el resultado como la causa de la mialgia / artralgia.
  • Artritis reumatoide: la artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que hace que el sistema inmunológico del cuerpo ataque sus propios tejidos y articulaciones, causando  inflamación y sensación de dolor. Las mujeres tienen 2-4 veces más probabilidades de experimentar artritis reumatoide que los hombres. Por lo general, aparece a finales de los años cuarenta, lo que sugiere que los niveles hormonales fluctuantes durante la perimenopausia pueden desempeñar un papel en el inicio de la afección.
  • Osteoartritis: al igual que la artritis reumatoide, la osteoartritis afecta nuestras articulaciones; sin embargo, no es una condición autoinmune, a diferencia de la artritis reumatoide. En cambio, se clasifica como una “condición degenerativa de las articulaciones” (qué nombre tan triste, lo sabemos). Este es un punto importante de diferenciación ya que los trastornos autoinmunes hacen que el cuerpo se ataque esencialmente a sí mismo, mientras que los trastornos degenerativos hacen que el cartílago que amortigua las articulaciones se descomponga con el tiempo. Cuando esto sucede, los huesos se frotan entre sí, exponiendo los nervios durante el movimiento y causando dolor.

¿Podría tu dolor articular y muscular ser causado por algo que no se mencionó anteriormente? Claro. Si encuentras que el tiempo sin alivio aumenta o el dolor interfiere significativamente con tus actividades diarias y calidad de vida es hora de ver a tu doctora. 

Hablemos de las opciones para tratar los dolores en las articulaciones y los músculos 

Mantente activa.

Además de ayudarte a sentirte bien y mantener un peso saludable, el ejercicio puede ayudar a fortalecer los músculos que sostienen las articulaciones, reducir el dolor en las articulaciones y ayudarte a mantener su movilidad, cuando se hace bien.

La principal precaución a tomar es proteger tus articulaciones de daños mayores. Escucha tu cuerpo, no fuerces un movimiento si sientes dolor, y reduce la intensidad si los músculos te duelen mucho después la actividad ha terminado.

Las actividades de bajo impacto como el ciclismo, la natación y el entrenamiento de fuerza moderado generan menos estrés en tus articulaciones. Sigue estos consejos:

  • Comienza con calma y aumenta la intensidad gradualmente.
  • Calienta cualquier articulación molesta con una fuente de calor antes del ejercicio y aplica hielo después.
  • Realiza entrenamiento cruzado alternando entre una variedad de ejercicios aeróbicos, de fortalecimiento y de flexibilidad a lo largo de la semana.
  • Utiliza equipamiento adecuado, como calzado apropiado o una bicicleta bien ajustada (a tu altura o la altura recomendada).

Tratamientos

Tratamiento no farmacológico:

  • Considera asesoramiento en terapia ocupacional si experimentas limitación funcional.
  • Ejercicio físico y la realización de ejercicios de fortalecimiento más ejercicio aeróbico.
  • Te dejamos varias opciones de ejercicios para que puedas sentirte cómoda con el que escojas. Lee más AQUÍ
  • Terapia láser de baja potencia y el TENS, de forma aislada e independiente, son eficaces para la disminución del dolor a corto plazo. Sirve para disminuir el dolor (el TENS tiene la ventaja de la comodidad de aplicación con aparatos portátiles para utilizar en el domicilio), se puede combinar con parafina (termoterapia) y ejercicios activos para limitar el dolor.
  • La aplicación de calor y frío puede proporcionar un alivio sintomático temporal del dolor y la rigidez.

Tratamiento farmacológico:

  • Analgésicos de venta libre: tu doctora podría recomendarte que tomes antiinflamatorios no esteroides (AINE). 
  • Dosis bajas de glucocorticoides: los esteroides reducen el dolor e inflamación y deben ser considerados como terapia adjunta, pueden ser administrados de forma oral, inyectados o aplicados localmente en el área afectada (una de las mejores formas de aplicación, ya que disminuye los efectos adversos sistémicos). Dada la asociación del uso de esteroides con la pérdida rápida de masa ósea, se recomienda la utilización conjunta de vitamina D, calcio y otros tratamientos preventivos de la osteoporosis en las situaciones en que se prevea un tratamiento superior a 3 meses. Consulta con tu doctora, ante cualquier duda que tengas.

Otros tips

Otros recursos que te pueden interesar

  • El yoga es una forma de aprovechar los beneficios de la atención plena y la respiración profunda.
  • Las prácticas de atención plena, como la respiración profunda y mantenerse enfocado en el presente, pueden ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia.

Prepárate para tu próxima cita médica

¡Que no te de miedo ir preparada y con lápiz y papel, nada mejor que estar tranquila y lista!

Sobre ti misma:

  • Conoce tus antecedentes familiares: enfermedades de tus abuelos y padres, tales como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, problemas cardíacos, cáncer, artritis, etc.
  • Hábitos dietéticos y de ejercicio que realices, también te pueden preguntar sobre tus actividades laborales o el estrés que te generen las actividades que realizas en el día a día.
  • Enfermedades que te hayan diagnosticado y su tratamiento.
  • Cirugías previas, fracturas o lesiones que hayas tenido, con fecha y tipo de intervención que se hizo para remediarlas.
  • Los nombres de los medicamentos que tomas: genérico y comercial si es posible.
  • Alergias: si eres alérgica a algún medicamento o alimentos.

Comunicación con tu doctora:

  • ¿Perdón no la entiendo, me lo podría explicar en palabras más sencillas?
  • ¿Si no me acuerdo de lo que me explicó, la puedo llamar?
  • ¿Tiene alguna sugerencia de sitios de internet o aplicación que me ayude a entender?
  • ¿Puedo pedir una segunda opinión?
  • ¿Tiene experiencia y capacitación en el uso de este tipo de tratamiento?
  • ¿Qué recomendaciones me da, para sobrellevar el tratamiento?
  • ¿Las medicinas genéricas, son igual de buenas que las comerciales?

Sobre las articulaciones

  • ¿Me dolían las articulaciones desde antes, la menopausia lo empeora?
  • ¿Qué peso es el ideal para mi, para que las articulaciones no sufran?
  • ¿Qué puede hacer que me sienta mejor?
  • ¿Existe algún medicamento que haga que los síntomas sean más leves?
  • ¿Existe algún procedimiento que haga que los síntomas sean más leves?

Sobre el tratamiento:

  • ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto el tratamiento, para empezar a sentirme bien?
  • ¿Y si no funciona el tratamiento, que hacemos?
  • ¿Existen posibles efectos secundarios u otros problemas? Si es así, ¿cuándo podrían aparecer y cómo me puedo sentir?
  • ¿Podría decirme en qué se basa para recomendar este tratamiento en particular?
  • ¿Qué tan probable es que este tratamiento me ayude?
  • ¿Qué tipos de estudios hay para saber que tengo este diagnóstico?
  • ¿El tratamiento que me recomienda, cuánto cuesta aproximadamente?
  • ¿Qué tratamientos farmacológicos y no farmacológicos son eficaces para el tratamiento de los síntomas vasomotores?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de las diferentes estrategias farmacológicas y no farmacológicas en el tratamiento de estos síntomas?
Referencias
118. The Cocktail/SinReglas. Percepción e impacto de la menopausia en la sociedad mexicana 2022: Primer estudio sobre este concepto.  México. Septiembre 2022.
 

Contenido relacionado

Mareos

Mareos Muchas mujeres que inician la perimenopausia experimentan episodios de mareo y vértigo, que pueden o no estar asociados con

Leer más »

¿En qué etapa de la menopausia estoy?

Responde este cuestionario y averígualo