Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Dolor en los Senos

Los síntomas de los senos durante la menopausia pueden variar desde dolor hasta irritación e incomodidad, esa sensación cuando no quieres que nadie te toque y definitivamente no quieres estar haciendo ejercicio.

1 de cada 5 experimenta sensibilidad en los senos100

Hablemos médicamente

¿Qué *@%&:! puedo hacer?

Estilo de vida

Otros tips

Hablemos del dolor de senos en la menopausia

¡Ouch! una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo y nos van a volver a doler, como cuando éramos adolescentes y se estaban empezando a desarrollar o cómo antes de la llegada de la menstruación. ¡No me toques! ¡Y ni siquiera me invites a hacer ejercicio porque siento que no puedo cargarlos!

El día a día del dolor en los senos durante la menopausia 

Los síntomas de los senos durante la menopausia pueden variar desde dolor hasta irritación e incomodidad, esa sensación cuando no quieres que nadie te toque y definitivamente no quieres estar haciendo ejercicio.

Casi todas las mujeres experimentan dolor en los senos (mastalgia) en algún momento de sus vidas. El dolor de seno puede ocurrir en uno o ambos senos y puede incluir sensibilidad, dolor, ardor, opresión, dolor o pesadez. A veces, el dolor se concentra más en el costado del seno. También es común experimentar dolor en la axila o en la parte frontal del seno, centrado alrededor del pezón.

El dolor que ocurre alrededor de tu ciclo menstrual, que dura varios días y luego se resuelve, se llama mastalgia cíclica. A medida que tu ciclo menstrual se vuelve menos regular, puede ser difícil distinguir el dolor de seno cíclico del no cíclico. Las mujeres posmenopáusicas tienen más probabilidades de experimentar dolor de seno no cíclico. Este dolor puede estar más centrado en la pared torácica.

Es muy raro que el dolor de seno indique algo más preocupante, como el cáncer de seno. Platica con tu doctora cualquier dolor en los senos que no desaparezca después de uno o dos ciclos menstruales, o dolor que persista después de la menopausia. Hay opciones de tratamiento que pueden ayudar. La cafeína en las bebidas o en la dieta también puede contribuir al dolor de senos. Incluso un problema simple, como un sostén que no te quede bien, podría ser el culpable.

La “mastalgia” viene en dos formas:

  • Mastalgia cíclica: el dolor comienza justo antes de que comience tu menstruación, y se reduce durante la fase menstrual. Se puede reconocer por la ubicación del dolor: bilateral, localizada en el cuadrante superior y ocasionalmente asociada con bultos. También puede extenderse a la axila y el brazo. Aunque es más común entre las mujeres de entre 20 y 30 años (con períodos de remisión durante el embarazo y la lactancia), el dolor cíclico puede persistir en la perimenopausia debido a los aumentos erráticos y las caídas en las hormonas. En su mayor parte, el dolor cíclico disminuye cuando llega la menopausia, con ciertas excepciones para las mujeres que usan anticonceptivos orales o terapia de reemplazo hormonal.
  • Mastalgia no cíclica: particularmente afecta a  las mujeres entre 40 y 50 años. Debido a que no está relacionado con la menstruación, el dolor no cíclico no sigue un patrón predecible. Puede ser constante o intermitente, afectar a una mama o a ambas, afectar a toda la mama o solo a una pequeña parte… en otras palabras, no hay forma de saber cuándo o cómo aparecerá.

Hablemos médicamente del dolor en los senos 

El dolor cíclico se debe a fluctuaciones hormonales normales en el estrógeno y la progesterona. Las dos hormonas aumentan tanto el tamaño como el número de conductos / glándulas lácteas (lóbulos), lo que hace que los senos retengan agua y se sientan inflamados.  Otras causas potenciales incluyen:

  • Trauma/lesión.
  • Infección (también conocida como mastitis).
  • Músculo pectoral distendido.
  • Soporte deficiente (cuando sientes que necesitas un sostén diferente).
  • Medicamentos, principalmente cardiovasculares, antidepresivos y de tratamiento de terapia de reemplazo hormonal, así como píldoras anticonceptivas.
  • Cambios fibroquísticos en el tejido mamario (tejido engrosado con un mayor número de quistes).
  • Alto consumo de cafeína, depende de ti y cómo respondes a la cafeína.
  • Tabaquismo.
  • Cáncer.

Hablemos de las opciones para tratar el dolor de senos durante la menopausia 

El dolor en los senos puede ser aterrador y a muchas nos preocupa que sea un signo de algo más grave como el cáncer de mama. Antes de que te pongas más nerviosa y pases horas buscando el síntoma en internet, te damos estas estadísticas. Alrededor del 85% de las mujeres que consultan a su doctora por dolor en los senos rechazan cualquier intervención para controlar el dolor, ya que la seguridad de un examen negativo de cáncer de mama es suficiente. Sin embargo, el 15% restante requerirá tratamiento, ya que el dolor en los senos afecta negativamente la actividad física (30%), la actividad sexual (40%) y/o las actividades sociales (10%).

Tratamientos

Si tu dolor es bilateral, es decir, cuando ocurre en ambos senos, y la incomodidad cíclica desaparece unos días después de que comienza la menstruación es probablemente hormonal y benigna. Sin embargo, te recomendamos ver a tu doctora para evaluación clínica y potencialmente una mamografía y/o ultrasonido si:

  • La incomodidad en los senos cruza la línea de dolor sordo o moderado a dolor más intenso.
  • El dolor en los senos es unilateral, persistente y especialmente si ocurre después de la menopausia.
  • El dolor en los senos alguna vez acompaña a un bulto / nódulo notable, pezón invertido, cambios en la piel, enrojecimiento e inflamación, o secreción del pezón.

Tomemos un momento para hablar del cáncer de mama.
Aunque no es una sugerencia para controlar el dolor de mama, la detección del cáncer de mama es una parte importante del manejo de la salud de los senos. En general, puedes considerar hacerte un examen a los cuarenta años, y basado en el riesgo personal, un examen anual a partir de los cuarenta y cinco.

Tu riesgo individual y la consideración del riesgo frente al beneficio de la detección dependen de varios factores, que incluyen:

  • Tus antecedentes de cáncer de mama o hiperplasia atípica (células anormales en la mama que pueden ser un signo o convertirse en un cáncer de mama).
  • La densidad mamaria.
  • Tus antecedentes familiares de cáncer de mama y otros tipos de cáncer.
  • Una mutación genética que se sabe aumenta el riesgo de cáncer de mama en ti y en familiares cercanos.
  • Cualquier antecedente de radioterapia torácica para una enfermedad como el linfoma antes de los treinta años.
¡No olvides de autoexplorarte!
Aunque existe mucha información y materiales de cómo realizarlo, es importante que si tu doctora no te explica ni te enseña cómo hacerlo, debes pedirle que lo haga.
 
Familiarízate con tus senos durante un autoexamen para tomar conciencia sobre las mamas. Conocer tus senos es de vital importancia y para ello no hay nada mejor que la autoexploración mensual, pues cualquier cambio si se detecta a tiempo puede salvarte la vida.
 
Observa: frente al espejo, busca cambios en la forma, tamaño o superficie de la piel; especialmente hundimientos, inflamación, enrojecimiento o ulceraciones. Este procedimiento deberás hacerlo con los brazos a los lados, las manos detrás de la cabeza, los codos y hombros ligeramente hacia adelante y con las manos en la cintura.
Toca: frente al espejo o durante el baño, busca bolitas, zonas dolorosas, abultamientos o consistencia diferente al resto de la mama. Este procedimiento deberás hacerlo de la siguiente manera:
  • De pie: la mano derecha en la nuca, con la izquierda toca el pecho derecho. Comienza desde arriba palpando alrededor de la mama y luego en la parte del centro. Posteriormente, revisa toda la axila y al final aprieta el pezón para ver si hay salida anormal de líquido. Explora el otro pecho de la misma manera.
  • Acostada: con una almohada pequeña o toalla enrollada debajo del hombro derecho, pon la mano derecha en la nuca, con la mano izquierda revisar el pecho derecho, palpa de la misma manera que lo hiciste estando de pie. Haz lo mismo para explorar el seno izquierdo.
Explórate 7 días después de la menstruación, si ya no menstruas hazlo en un día fijo del mes. Es muy importante que lo hagas periódicamente, conocer lo que es normal y cómo se sienten las mamas dependiendo del periodo del mes, la edad o de ciertas circunstancias como el embarazo.
Es importante aclarar que la mayoría de los cambios anormales no son causados por cáncer, pero se debe acudir sin retraso con tu doctora, para que valore la necesidad de estudios que descarten la causa de las alteraciones que encontraste o tienes.
 
Evalúa la terapia de reemplazo hormonal como opción. Como en todos los síntomas puedes evaluar la opción de terapias de reemplazo hormonal y terapias no hormonales. 
 
Es importante tomar en cuenta que la terapia de reemplazo hormonal combinada puede aumentar el riesgo de cáncer de mama (aunque menos que otros factores de riesgo como la obesidad o el consumo de dos o más bebidas alcohólicas al día). Esto no significa que debas evitar las hormonas: si experimentas signos y síntomas molestos durante la menopausia, el aumento del riesgo puede ser aceptable para encontrar alivio. Es importante hablar con tu doctora sobre los beneficios y riesgos.
 
¿Qué medicamentos pueden reducir el riesgo?
Puedes aliviar el dolor en los senos usando medicamentos sin receta. Siempre consulta a tu doctora antes de tomar medicamentos.
  • Paracetamol.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
  • Si el dolor en los senos se vuelve intenso o dura más de 3 semanas, llama a tu doctora para hablar sobre tus síntomas.
Es posible que también puedas aliviar el dolor en los senos tomando las siguientes medidas:
  • Tomar magnesio: tomarlo en la segunda mitad del ciclo menstrual (por lo general, las 2 semanas antes del período siguiente) alivia el dolor cíclico en los senos, así como otros síntomas premenstruales. Consúltalo con tu doctora.
  • Seguir una dieta muy baja en grasa.
  • Reducir la cantidad de cafeína que consumes.
  • Ponerte compresas tibias sobre los senos por unos 15 minutos.

Otros tips

  • Autoexplórate
  • Cuida tu salud
  • Usa ropa interior que te haga sentir cómoda
  • No fumes
  • Limita el consumo bebidas alcohólicas
  • Cuídate de los golpes
  • Come sano
  • Haz ejercicio

Prepárate para tu próxima cita médica

¡Que no te de miedo ir preparada y con lápiz y papel, nada mejor que estar tranquila y lista!

Sobre ti misma:

  • Conoce tus antecedentes familiares: enfermedades de tus abuelos y padres, tales como diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, problemas cardíacos, cáncer, artritis, etc.
  • Hábitos dietéticos y de ejercicio que realices, también te pueden preguntar sobre tus actividades laborales o el estrés que te generen las actividades que realizas en el día a día.
  • Enfermedades que te hayan diagnosticado y su tratamiento.
  • Cirugías previas, fracturas o lesiones que hayas tenido, con fecha y tipo de intervención que se hizo para remediarlas.
  • Los nombres de los medicamentos que tomas: genérico y comercial si es posible.
  • Alergias: si eres alérgica a algún medicamento o alimentos.

Comunicación con tu doctora:

  • ¿Perdón no la entiendo, me lo podría explicar en palabras más sencillas?
  • ¿Si no me acuerdo de lo que me explicó, la puedo llamar?
  • ¿Tiene alguna sugerencia de sitios de internet o aplicación que me ayude a entender?
  • ¿Puedo pedir una segunda opinión?
  • ¿Tiene experiencia y capacitación en el uso de este tipo de tratamiento?
  • ¿Qué recomendaciones me da, para sobrellevar el tratamiento?
  • ¿Las medicinas genéricas, son igual de buenas que las comerciales?

Sobre los senos:

  • ¿Debo preocuparme si me duelen los senos por mucho tiempo?
  • ¿Cuán bueno es usar sostenes muy apretados?
  • ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?
  • ¿Existe algún medicamento que haga que los síntomas sean más leves?
  • ¿Existe algún procedimiento que haga que los síntomas sean más leves?

Sobre el tratamiento:

  • ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto el tratamiento, para empezar a sentirme bien?
  • ¿Y si no funciona el tratamiento, que hacemos?
  • ¿Existen posibles efectos secundarios u otros problemas? Si es así, ¿cuándo podrían aparecer y cómo me puedo sentir?
  • ¿Podría decirme en qué se basa para recomendar este tratamiento en particular?
  • ¿Qué tan probable es que este tratamiento me ayude?
  • ¿Qué tipos de estudios hay para saber que tengo este diagnóstico?
  • ¿El tratamiento que me recomienda, cuánto cuesta aproximadamente?
  • ¿Qué tratamientos farmacológicos y no farmacológicos son eficaces para el tratamiento de los síntomas vasomotores?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de las diferentes estrategias farmacológicas y no farmacológicas en el tratamiento de estos síntomas?
Referencias
100. The Cocktail/SinReglas. Percepción e impacto de la menopausia en la sociedad mexicana 2022: Primer estudio sobre este concepto.  México. Septiembre 2022.
101. https://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/cancer-mama/autoexploracion
102. https://www.gob.mx/issste/articulos/la-obesidad-en-mexico#:~:text=Los%20h%C3%A1bitos%20alimenticios%20poco%20saludables,de%20Masa%20Corporal%20(IMC).

Contenido relacionado

Acné

Acné El acné es un síntoma común de la transición a la menopausia. Por lo general, afecta a aquellas de

Leer más »

¿En qué etapa de la menopausia estoy?

Responde este cuestionario y averígualo